Enfermedad de Crohn – Síndrome de Crohn

¿Qué es la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn o síndrome de Crohn se define como una afección crónica del tracto intestinal. Fue descubierta por el Dr. Burrill B. Crohn y sus colegas Dr. Leon Ginzburg y el Dr. Gordon D. Oppenheimer en el año 1932.

Pertenece al grupo de enfermedades inflamatorias del intestino (EII). Suele afectar habitualmente al final del intestino (íleon) y el inicio del colón pero cualquier zona del tracto intestinal (GI) puede verse afectado, desde la boca hasta el ano.

Imagenes de colitis ulserosa, enfermedad de Crohn intestino delgado

Los pacientes con la enfermedad de Crohn pueden alternar periodos donde la enfermedad es muy intensa con periodos donde los síntomas son más leves e incluso periodos, que pueden durar años, donde la enfermedad remite. No es posible determinar o predecir de algún modo si los síntomas volverán a reaparecer.

Síndrome de Crohn

¿Cuales son las causas de la enfermedad de Crohn?

Se desconocen las causas exactas de la enfermedad de Crohn pero diversas investigaciones concluyen que es una combinación de factores los responsables de la enfermedad. Dichos factores serían los siguientes:

  • Genéticos: Los genes heredados de los ancestros aumentan la probabilidad de desarrollar la enfermedad.
  • Alteración o mal funcionamiento del sistema inmunitario: El sistema inmunitario (que es la defensa que tiene el cuerpo humano contra las infecciones) ataca a las bacterias sanas del intestino.
  • Infecciones previas que pueden desarrollar una respuesta anormal del sistema inmunitario.
  • Ambientales: La enfermedad es más común en zonas con mejores condiciones sanitarias, por ejemplo en Europa que en zonas más pobres como Africa, lo que hace suponer que existe un factor ambiental en su desarrollo.

¿Cuales son los síntomas más habituales de la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn es considerada una enfermedad del aparato digestivo puede afectar a cualquier parte del tracto intestinal. Aunque los síntomas varían de un paciente a otro existen determinados síntomas que suelen ser más habituales.

Los signos más habituales son los siguientes:

  • Diarreas continuadas.
  • Dolor abdominal
  • Fiebres
  • Cansancio (fatiga)
  • Lesiones en la piel
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Heces mucosas y con sangre.

Existen otros síntomas menos comunes como pueden ser:

  • Fiebres altas (superiores a 38º)
  • Náuseas y sensación de malestar
  • Artritis (dolores en las articulaciones)
  • Ulceras o llagas en la boca
  • Irritación de los ojos
  • Colon irritable

Imagen de la colitis ulcerosa y colon irritable de la síndrome de crohn

La enfermedad de Crohn en niños pequeños puede retrasar su desarrollo y crecimiento debido a que la inflamación hace que el organismo no pueda absorber los alimentos.

Crohn es una enfermedad crónica, por tanto es bastante habitual tener periodos donde la enfermedad ataca con mucha virulencia y periodos donde los síntomas son más suaves o incluso no se tienen síntomas.

Es importante recalcar que aunque se tengan los síntomas descritos anteriormente, solo con una adecuada revisión médica por parte de su médico puede determinar el correcto diagnóstico.

¿A quién afecta la enfermedad?

La enfermedad de Crohn puede afectar a personas de cualquier edad pero es entre los jóvenes de 16 y los adultos de 35-40 años los más afectados. Aunque afecta tanto a hombres como mujeres, estas suelen verse ligeramente más afectadas. La raza blanca suele estar más afectada en detrimento de la raza negra o asiática.

Al existir un componente genético alrededor del 20% de las personas que padecen la enfermedad tienen algún familiar (padre, madre, hermanos, hijos) que padece alguna enfermedad intestinal inflamatoria (EII).

Algunas estadísticas indican que cerca de 115.000 personas están afectadas en Reino Unido y unas 2.000.000 en Estados Unidos.

Tratamiento de la enfermedad de Crohn

Actualmente la enfermedad de Crohn no tiene cura. El tratamiento está destinado a detener y aliviar los síntomas para evitar tener que realizar una cirugía.

Foto tratamiento del síndrome de Crohn

En las primeras etapas de la enfermedad el objetivo es detener el proceso inflamatorio. Detener la inflamación proporciona alivios de los principales síntomas: fiebres, se reducen las diarreas y el dolor intestinal, ayudando a regenerar el tejido intestinal de la zona.

Para ello los fármacos que se utilizan generalmente son los corticoesteroides, entre ellos están la prednisona y la metilprednisolona.

Si no se reduce la inflamación el siguiente paso sería tratar con medicación para anular el sistema inmunológico mediante inmunodepresores. Se realiza un tratamiento combinado con los medicamentos antiinflamatorios. Es posible que al anular el sistema inmunológico haya un mayor riesgo a infecciones y a otros efectos secundarios. Se pretende evitar tener que realizar una intervención de cirugía.

Complicaciones de la enfermedad de Crohn

En casos donde la enfermedad de Crohn se complica y se presentan obstrucciones del intestino, perforaciones, fistulas, hemorragias o simplemente la enfermedad no remite pese a los fármacos no queda más remedio que utilizar la cirugía para eliminar la sección afectada del intestino. Suele ser una cirugía conservadora y muchos pacientes no vuelven a necesitar nuevas intervenciones.

El 70% de los pacientes de Crohn necesitan pasar por el quirófano en alguna etapa de su enfermedad. Existe un 30% de posibilidades de tener que volver a pasar por cirugía en los tres siguientes años y un 60% durante los diez siguientes años.

Aliviar los síntomas de la enfermedad de crohn con dieta y nutrición

Con la enfermedad se reduce el apetito y con las diarreas se reduce la capacidad del cuerpo para absorber los nutrientes, grasas, hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, minerales.

Alimentos permitidos en dietas para la enfermedad de Crohn

Una forma eficaz de reducir los síntomas de la enfermedad de Crohn es modificando algunos hábitos en la dieta y la nutrición. Estos nuevos hábitos estarán enfocados a recuperar todos los nutrientes que se pierden, además también ayudan a mejorar la curación.

Las necesidades nutricionales dependen de la edad, de la situación de la enfermedad, de la actividad física. Esta dieta deber ser variada y que contenga la máxima variedad de alimentos que nos garanticen la aportación de los nutrientes que perdemos por la enfermedad.

Al ser una dieta variada debemos intentar que tomemos alimentos de los distintos grupos alimenticios:

  • Verduras y legumbres: Preferiblemente cocidas, tomarlas crudas de forma gradual.
  • Carnes: Preferiblemente carnes de ave, de conejo, evitando las carnes grasas.
  • Pescados: Se puede tomar pescado blanco o azul.
  • Lácteos: Es mejor evitar los productos lácteos, leche entera, quesos. Tomar en todo caso leche sin lactosa.
  • Frutas
  • Reducir el consumo de azúcar y de la sal.

Expectativas de forma de vida

La enfermedad de Crohn no tiene curación, por lo que la afección se caracterizará por tener periodos donde la enfermedad mejora seguido de periodos donde los síntomas se agudizan. Es por tanto necesario aprender a convivir con esta situación.