Enfermedad del sueño, el mal africano

¿Qué es la enfermedad del sueño?

Esta enfermedad se llama en realidad Tripanosomiasis africana pero es comúnmente conocida como la enfermedad del sueño. Esta enfermedad infecciosa y parasitaria se produce por la trasmisión de un parásito llamado tripanosoma a través de la picadura de la mosca tse-tse.

Enfermedad-del-sueño-mosca-tse-tse

¿Cuáles son las causas de la enfermedad del sueño?

Como hemos mencionado, la enfermedad del sueño se trasmite por la picadura de un insecto que inocula el parásito (protozoo) Trypanosoma brucei rhodesiense y el T.B. gambiense.

Esta mosca vive única y exclusivamente en el continente africano, cerca de los ríos y lagos. Su picadura se produce durante las horas de sol y es dolorosa. Aunque esta mosca se puede encontrar en otras muchas zonas, no siempre es portadora de la enfermedad pues no nace con el parásito sino que ella misma es infectada al succionar la sangre de personas y animales que lo portan.

Una vez infectado un ser humano, estos parásitos van multiplicándose en la sangre y tejidos subcutáneos. Poco después, pasan al sistema nervioso central. Este proceso puede ser más lento si hablamos del parásito gambiense ya que puede tardar años en infectar al sistema nervioso.

Como añadido, comentar que existen otras vías de infección. Por vía congénita, que se da cuando el parásito es capaz de cruzar la placenta y llegar hasta el feto infectándolo o bien por accidentes en laboratorio donde se trabaja con material contaminado.

enfermedad-del-sueño-tripanosomiasis

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad del sueño?

Los primeros síntomas de la enfermedad del sueño suelen aparecer a la semana de haberse producido la picadura. Aparece una inflamación en la piel que desaparece rápidamente. Hay que tener presente que dependiendo del tipo de parásito trasmitido, rhodesiense o gambiense, la dolencia puede desarrollarse de forma crónica durante años o bien durante semanas.

Fase hemolinfática

En esta primera fase de la enfermedad del sueño se ven afectados los sistemas renal, cardiovascular y endocrino.

Algunos de estos primeros síntomas van desde fiebres altas que duran varios días, jaquecas, debilidad y dolores musculares, hasta taquicardias, pérdida de peso, anemia o edema que provoca la acumulación de líquido en tejidos y cavidades.

Conforme la enfermedad avanza, van apareciendo nuevos síntomas que pertenecen a una segunda fase que veremos a continuación.

Fase neurológica

En este punto, el parásito ha conseguido atravesar la barrera hematoencefálica llegando al sistema nervioso central. Esto afecta al carácter y al comportamiento, provocando irritabilidad y cambios muy bruscos de humor.

enfermedad-del-sueño-africa-somnolencia

La concentración se ve mermada y hay unos periodos de somnolencia que cada vez son más largos y frecuentes. Curiosamente y por el contrario, durante la noche lo que se sufre es de insomnio y el cansancio hace imposible cualquier tipo de esfuerzo.

En una última fase de la enfermedad, el enfermo entra en coma y muere.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad del sueño?

El primer paso es la búsqueda de la enfermedad mediante un examen físico de las glándulas cervicales ya que por lo general la infección suele manifestarse en esa zona, y a continuación unos test serológicos.

Tras el diagnostico, confirmando que el parásito está en el organismo, se evalúa mediante un estudio realizado a través de una punción lumbar donde se extrae y analiza el líquido cefalorraquídeo, en qué fase de la enfermedad se encuentra el paciente.

tratamiento-enfermedad-del-sueño

Es de vital importancia que el diagnostico sea lo más rápido posible y así evitar entrar en la fase neurológica de la enfermedad que conlleva un tratamiento mucho más complicado y arriesgado para el paciente.

¿Existe un tratamiento para la enfermedad del sueño?

Es muy importante establecer en qué fase de la enfermedad se encuentra el paciente pues los tratamientos a seguir varían considerablemente.

En la primera fase los medicamentos utilizados son menos tóxicos, más efectivos y de fácil administración, lo que aumenta las probabilidades de curación.

En la segunda fase, el éxito dependerá de que la droga sea capaz de atravesar la barrera hematoencefálica y atacar al parásito. Esta droga es mucho más toxica y difícil de administrar.

El tratamiento para la primera fase consiste en la administración de estos dos medicamentos por vía intravenosa, Pentamidina y Suramina. La primera tiene pocos efectos secundarios pero la segunda puede provocar reacciones alérgicas y complicaciones en el tracto urinario.

Para la segunda fase de la enfermedad se utilizan estos otros dos medicamentos, Melarsoprol y Eflortinina. El primero puede usarse en cualquiera de las formas de la infección pero lleva asociados muchos efectos secundarios. En el peor de los casos puede provocar un síndrome encefalopático que puede llegar a ser irreversible si no se trata con celeridad. La eflortinina no es tan toxica como el melarsoprol pero solo es efectiva si el parásito es el T.B. gambiense.

Pronostico de la enfermedad del sueño

Si no se realiza un tratamiento de esta enfermedad, el paciente puede morir en un plazo de seis meses por insuficiencia cardiaca o a causa de la propia infección por rhodesiense.

Consejos y precauciones a tener en cuenta

Si usted realiza un viaje al continente africano:

  • Infórmese y evite viajar a aquellas zonas donde existan casos de enfermos o haya conocimiento de insectos que porten el parásito de la enfermedad del sueño.
  • Procure vestir con ropa holgada y de tonos claros. Que sea de algodón y cubra la mayor parte posible de piel.
  • Usar repelentes que lleven componentes adecuados como por ejemplo el ftalato de dimetilo.
  • Si tiene mosquitera en la cama, impregnar esta con un insecticida o repelente como la permitrina.
  • No tomar ningún medicamento como prevención. No sirve para nada.
  • Y por último recordarle que ante la aparición de algún síntoma o sospecha de haber contraído la enfermedad del sueño, vaya inmediatamente en busca de atención especializada. Diagnosticar y empezar a tratar cuanto antes es vital.